“El proyecto del que me siento más orgullosa, en cuanto a la creación de espacios y la transformación de lugares, es el de las Noches del Huerto”. Así empieza su trabajo de fin de grado una de nuestras compañeras hortelanas; y es que el huerto y sus noches han dado lugar ya a cuatro trabajos de investigación en antropología y sociología.

El embrión de lo que serían las Noches del Huerto surgió con un objetivo muy básico: pasar las cálidas noches veraniegas al frescor del huerto y acompañarlas con todo el artisteo que tenemos y alguna que otra cerveza. O sea, algo así como una fiesta en nuestra casa para consumo interno.

Las Noches del Huerto nacieron un 20 de mayo del 2016 con el objetivo de construir un espacio de cultura y encuentro para las vecinas y vecinos

Pero, entonces, ¿por qué pensar solo en una fiesta casera? ¿Y si abriéramos el proyecto a todo el vecindario? Desafortunadamente, salvo algún fugaz Verano de la Villa, el resto de las actividades culturales de Manoteras nacen de las asociaciones y colectivos del barrio; y esta ha sido una de las claves de nuestro éxito, aunque no la única.

TRABAJO COLECTIVO

Para crear un festival como las Noches del Huerto, eran necesarias muchas manos, eso era indudable. Pero, al ser un grupo tan numeroso, no fue difícil encontrar a los profesionales necesarios, gente con capacidad de organización y otros tantos con ganas de trabajar.

Sin olvidar a las muchas mujeres que llevan toda la vida gestionando la economía doméstica y que aportan una sabiduría vital para este tipo de proyectos. Las Noches del Huerto son un lugar de reconocimiento de sus aptitudes y capacidades y, por tanto, un espacio para la igualdad.

En las Noches del Huerto, tienen cabida todos los estilos musicales, incluso batallas de gallos. MANOTERAS TE ENFOCA

El trabajo consistió en hacer que la idea de unos pocos se transformara en el proyecto de muchos; y es que en el Huerto Comunitario de Manoteras ya habíamos entendido que la mejor forma de crear comunidad no es solo trabajar juntos la tierra, sino otra cosa igualmente importante: las fiestas, que nos permiten relacionarnos y que cada uno aporte en la medida de sus posibilidades.

Un 20 de mayo del 2016 nacieron las Noches del Huerto con el objetivo de construir un espacio de cultura y encuentro para las vecinas y vecinos. Así, creamos un festival que duró 13 maravillosos viernes. Tres años y 39 noches después, mantenemos ese espíritu de trabajo, y ya tenemos casi a punto la cuarta temporada.

FESTIVAL AUTOGESTIONADO

Para nosotros está siendo una experiencia única, pero también lo es para el barrio. Desde hace tres años, vecinos y vecinas de Manoteras y sus alrededores nos acompañan todos los viernes del verano para disfrutar de una variada gama de espectáculos culturales. Bebés, abuelos y abuelas, adolescentes, todos tienen cabida, y son muchos los artistas que han venido –gratuitamente hay que decir– y se han enamorado del ambiente que se respira.

El esfuerzo altruista de las vecinas y vecinos de Manoteras ha transformado un descampado en un teatro, centro de ocio y cultural

El festival se autofinancia con la venta de bebidas, camisetas, chapas, tazas…; dinero que se destina al huerto y a mejorar el escenario, las gradas y el equipo de luz y sonido. Quienes arrimamos el hombro lo hacemos de forma altruista; así se lo transmitimos a los artistas, que lo entienden y participan. Eso sí, siempre se llevan nuestro cariño, el del público, algunas cervezas y bocadillos y muchos recuerdos, tantos que la mayoría quieren rememorarlos al año siguiente.

Este el caso de Víctor Santal, arpista del Palacio Real. Lo convencimos para que viniera a actuar a “¿Manoteras?” –nos preguntaba asombrado, como si fuera una aldea recóndita de algún país exótico–. No se había visto nunca un arpa en el barrio y la gente acabó emocionada.

ARPA Y PANCETA

Desde entonces, Víctor repite todos los años, y nosotras ya hemos acuñado un lema para nuestro festival: “Arpa y panceta”. Pensamos que escuchar un concierto, por muy elitista que pudiera parecer, siempre es más agradable comiendo un bocata y tomando una cerveza, que es algo como muy de fiesta de barrio. Así que con arpa y panceta mezclamos los dos conceptos: somos barrio y ofrecemos arte.

El público de las Noches del Huerto aplaude agradecido el espectáculo. MANOTERAS TE ENFOCA

Aquí es donde tenemos otra clave del éxito de las Noches del Huerto: los bocatas. La colaboración con el club deportivo Spartac de Manoteras en este aspecto ha generado una unión entre ambos colectivos; lo que, una vez más, demuestra que las Noches del Huerto ayudan al crecimiento del tejido social.

CULTURA GRATUITA

En muchos casos, hablamos de personas que no tienen acceso a contenidos culturales y que, sin embargo, asisten a un concierto de arpa totalmente entregadas –que lloran con un espectáculo de ópera (y en italiano)–; de personas mayores en conciertos de rap, de punk o de rock, sentadas al lado de chavales, y, por supuesto, de personas del barrio compartiendo su arte, leyendo poesía o relatos o disfrazadas de lo que toque.

En resumen, las Noches del Huerto han transformado un descampado en un teatro, centro de ocio y cultural; han devuelto al barrio un espacio de sociabilización, gratuito y cuidado; han fomentado el trabajo colectivo, tan distinto al modelo neoliberal e individualista en el que vivimos, y han conseguido acercar la cultura de forma gratuita a un barrio periférico desatendido por la Administración en este sentido.

Estamos orgullosas de decir que, dado que las Noches del Huerto empiezan en primavera y acaban en otoño, tenemos el festival más grande del mundo.

 

(Visited 600 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada