«Me pareció que era una gran idea para acercar a los alumnos al cine y a sus múltiples facetas, además de abrir las puertas del colegio al barrio», contaba José Manuel Martín, profesor de física del colegio Cabrini, quien tuvo la idea de aprovechar el 50 aniversario del rodaje de Doctor Zhivago para hacer un homenaje a esa época en la que el barrio de Canillas se vio revolucionado por cientos de profesionales del cine, tanto extranjeros como españoles, que trabajaron para dar vida a la que se convertiría en una de las mejores películas del siglo xx.

Invitados de honor

Bajo la impactante mirada de Yuri desde aquel famoso balcón, rodeados de decenas de imágenes de la película y de curiosidades sobre el mundo del cine, en la inauguración de la exposición (abierta al público hasta finales de abril) pudimos disfrutar de los recuerdos de dos invitados de honor, Francisco Marinas y Julián Martín, dos grandes pintores de decorados que —aunque han trabajado en muchas de las magníficas películas de Hollywood de la época, como, por ejemplo, Cleopatra— no dejaban de asombrarse por el gran trabajo que habían realizado profesores, alumnos y padres para recrear aquella famosa calle de Moscú en la que se convirtió nuestra querida calle Silvano durante algunas semanas del año 1965. «Han realizado un trabajo brutal sin ser profesionales —comentaba Julián—. Aunque, la primera vez que vi el tranvía, les dije que estaba demasiado limpio, que había que ensuciarlo porque, si no, parecería falso.»

Como uno de los iconos imprescindibles de la película, no podía faltar una réplica del simbólico tranvía que, en su día, fue cedido por la Empresa Municipal de Transportes para el rodaje. «Yo tenía muy claro que el tranvía no podía faltar en la exposición porque es donde se conocen Yuri y Lara y representa el principio y el fin de la película», afirmaba José Manuel, acompañado por sus dos asesores de lujo.

Expo Doctor Zhivago 2Los pintores de decorados Julián Martín y Francisco Marinas (en el centro) durante la inauguración. Foto Vera Gómez

Figurantes canillenses

Entre carcajadas, agradecimientos y muchas anécdotas sobre la construcción de la enorme maqueta que reproduce uno de los edificios de la emblemática calle —creación de los belenistas del colegio— y arropados a lo lejos por la maravillosa vista del Kremlin —pintada en una tela de más de treinta metros—, Enrique Ginés, uno de los muchos vecinos del barrio que trabajó como extra, recordaba con cariño como «antes todo se hacía a mano. No era como ahora, que todo se hace por ordenador. Y pasear por el rodaje era maravilloso, pura fantasía». No es de extrañar que, en aquellas semanas, el principal entretenimiento de los habitantes de la zona fuese pasarse por el rodaje para descubrir en directo los secretos de la magia del cine, como, por ejemplo, que la nieve en realidad era una mezcla de mármol en polvo y cera derretida, entre otras cosas.

Extensa celebración

Pero el colegio no ha querido que este homenaje se quede aquí y, por ello han editado una revista conmemorativa del 50 aniversario y han realizado una muestra fotográfica, ‘Canillas, ayer y hoy’, para invitar a sus vecinos a unirse a la idea y a compartir sus recuerdos. Además, este otoño, ofrecerán un ciclo de conferencias cuyos ponentes serán personas relacionadas con el mundo del cine y también podremos disfrutar de un documental que recogerá las vivencias y las anécdotas que tengan los vecinos del barrio sobre el rodaje de la película. Pues muchos de ellos fueron testigos de momentos tan increíbles como aquella noche de otoño en la que, en plena dictadura, decenas de canillenses cantaban ‘La Internacional’ durante la grabación de la escena de la manifestación que acabaría en una masacre, mientras los policías rodeaban la zona por miedo a que se produjera una sublevación comunista de verdad.

Aquel rodaje marcó mucho a los vecinos que pudieron disfrutar y participar en él, llenó sus días de fantasía, de acción y de grandes actores. Prueba de ello es la cantidad de mujeres que se llaman Lara en honor a la protagonista de la película, encarnada por la bellísima Julie Christie; sin duda, no puede haber mejor homenaje.

(Visited 893 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada