Desde las 12.00 hasta las 14.00 horas del pasado lunes 4 de enero, alrededor de 300 personas se concentraron frente a la sede de Naturgy, en el número 77 de la Avenida de San Luis, para pedir a la compañía que restablezca el suministro eléctrico en los sectores 5 y 6 de la Cañada Real, donde cerca de 4.000 vecinas y vecinos de la zona llevan sin luz en sus hogares y en sus calles desde hace más de tres meses, en plena tercera ola por la pandemia de la COVID-19 y en uno de los inviernos más fríos que se han vivido en Madrid desde hace tiempo.

Esta nueva concentración, convocada por las asociaciones vecinales Sector 5 Al-Shorok-Amanecer y culturales Amal y Tabadol, se suma a las diversas manifestaciones realizadas ante la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento y la Consejería de Vivienda, que siguen sin dar respuesta a esta crítica situación, ya que ven complicado que se solucione el problema de los cortes de luz «mientras no se solucione el problema de las plantaciones de marihuana», como declaró en diciembre el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. 

Las entidades convocantes culpan a Naturgy de estar detrás de la "reducción de potencia en las torretas que suministran energía a la zona de las viviendas"

Sin embargo, las entidades convocantes culpan a Naturgy de estar detrás de la «reducción de potencia en las torretas que suministran energía a la zona de las viviendas, ya sea por orden o por autorización de las Administraciones» y que esta, y no una sobrecarga en la red debida al alto consumo de supuestas plantaciones, es la causa de los cortes de luz.

Al acto asistieron también la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y diversas entidades del distrito como las asociaciones vecinales Manoteras y La Unión de Hortaleza, el 15M Hortaleza o Juventud Antifascista de Hortalezaentre otras.

Varias de las vecinas y vecinos de la Cañada Real afectados portaban las velas con las que deben alumbrarse en sus casas. DAVID NAVARRO

VULNERACIÓN DE DERECHOS HUMANOS

Mientras el problema no hace más que agravarse, las Administraciones y entidades implicadas siguen sin solucionarlo, «pese a las recomendaciones y advertencias de la ONU, el Defensor del Pueblo y el Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil sobre la vulneración de derechos que están cometiendo», recordaba Cristina Pozas, presidenta de Al-Shorok-Amanecer y vecina del sector 5, en la lectura del comunicado escrito por las asociaciones convocantes e integrantes de la Comisión por la Luz para la Cañada Real.

Debido a la falta de calefacción, los residentes están recurriendo a otros métodos para calentarse y se han producido hasta 40 intoxicaciones

Por si fuera poco, debido a la falta de calefacción, los residentes de las zonas afectadas se están viendo obligados a recurrir a otros métodos para calentarse, como bombonas de butano, y en las últimas semanas se han producido hasta 40 intoxicaciones, por lo que «los ánimos están muy bajos», según comentaba Houda Akrikez, de la asociación Tabadol.

Además, en el sector 6 tuvieron que lamentar el fallecimiento de un vecino el día anterior, por quien se guardó un minuto de silencio al finalizar el acto. «No sabemos exactamente por qué, pero sus familias dicen que por el frío y la angustia de estar sin luz. Esta es la situación que estamos viviendo», explicaba Houda, que también es vecina del mismo sector.

Los asistentes portaban pancartas en las que se leía «La luz es un derecho», así como banderas de España. JULIA MANSO

CARTAS PARA NATURGY

Ante la «imposibilidad» de reunirse con Naturgy, la Comisión por la Luz para la Cañada Real decidió convocar esta jornada de protesta frente a su sede social en Madrid para poder registrar también una petición para exigirles la restitución inmediata de la energía y entregarles las cartas que les han escrito las niñas y niños de la Cañada Real. Unas cartas muy diferentes a las de los demás niños de su edad en Navidad, ya que piden luz para poder hacer los deberes y estar calientes en sus casas o para poder ducharse y comer caliente.

"Estas vacaciones, la gente ha disfrutado de la luz, calientes en sus casas, y nosotros pasando frío. Vergüenza es la palabra", decía en su carta una niña de 12 años

«Somos gente honrada y tenemos derecho a la igualdad. Estas vacaciones, la gente ha disfrutado de la luz, calientes en sus casas, y nosotros pasando frío. Vergüenza es la palabra», decía una niña de apenas 12 años. «Cuando mi profe me manda ejercicios, es imposible hacerlos porque no hay luz. Cada noche tenemos frío y hay que dormir con bastantes mantas y no nos podemos duchar porque el agua está fría», comentaba Nara, de 9 años.

«Por favor, hay gente muy mayor y niños que acaban de nacer y están pasándolo muy mal. Nuestros padres están dispuestos a pagar la luz, el agua y todo, como las personas normales. Si quiere la policía venir y revisar si hay marihuana, pues que venga. No tenemos miedo de eso», pedía otro niño, uno de los cerca de dos mil que hay viviendo en la Cañada Real.

Las niñas y niños de la Cañada Real leyendo las cartas que habían escrito para Naturgy. JULIA MANSO

RESPUESTA DE LA EMPRESA ELÉCTRICA

Al mismo tiempo que se desarrollaba la concentración, la responsable de la zona centro de UFD, distribuidora eléctrica de Naturgy en la Cañada Real, Mónica Puente, aseguró a los medios en una declaración sin preguntas que «Naturgy comparte la preocupación de los vecinos por lo que es un problema social grave y complejo» y que «nunca ha cortado el suministro en los más de 25 años que lleva suministrando energía eléctrica en la Cañada Real».

Naturgy asegura que "las interrupciones de suministro se están produciendo por sobrecargas en la red provocadas por consumos intensivos no localizados"

Por tanto, quiso dejar claro que «las interrupciones de suministro se están produciendo por sobrecargas en la red provocadas por consumos intensivos no localizados, que llegan a ser siete veces más elevados que el consumo de una vivienda tipo en España».Para finalizar, Mónica Puente indicó que, desde hace meses, «Naturgy está colaborando con distintas instituciones como Cáritas y el Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil para evitar estas sobrecargas en la red y está a disposición de las administraciones».

Ante los argumentos esgrimidos por la compañía, las vecinas y vecinos de los sectores 5 y 6 piden que les coloquen contadores para controlar su gasto en luz y gas o que les enseñen el histórico de consumos que justifiquen la existencia de dichas sobrecargas de la red.

Mónica Puente, responsable de la zona centro de UFD, distribuidora eléctrica de Naturgy en la Cañada Real, haciendo una declaración en la sede social de la empresa. DAVID NAVARRO

(Visited 487 times, 1 visits today)