De azar en azar, el Grupo Literario de Manoteras tenía programada para la tarde del viernes 11 de noviembre una sesión de cinefórum con una película poco habitual, El crimen de la calle Fuencarral. Se trata de un episodio dirigido por Angelino Fons en 1985 para la serie La huella del crimen de RTVE. La película está protagonizada por Carmen Maura y en ella Francisco Nieva y Luis Escobar interpretaban a unos curiosos narradores de aquel crimen que conmocionó y dividió a la sociedad y a la intelectualidad madrileña y española de finales del siglo XIX, según explicaba la historiadora Consuelo Gómez Pulido.

Todo comenzó con una visita del Grupo Literario al Museo de la ciudad. A pocos metros del mismo, en el misterioso número 109 de la calle Fuencarral (el número actual es el 95), fue asesinada una anciana en 1888. El juicio que siguió fue narrado puntualmente por la prensa del momento y a sus sesiones acudieron intelectuales como Benito Pérez Galdós y estuvieron involucrados personajes como Millán Astray, padre del fundador de la Legión. En una sociedad donde la mayoría era analfabeta, periódicos como El Liberal, La Monarquía, La República o El País duplicaron sus tiradas. Desde ese juicio, en España existe la causa popular.

5_numero-95-3

Del 107 se pasaba al 111 en la calle Fuencarral. Foto de Consuelo Gómez

Aunque en 1946 Edgar Neville rodó El crimen de la calle Bordadores, basada en los hechos de la calle Fuencarral, para el encuentro de Manoteras se había elegido el episodio en el Escobar y Nieva hilaban aquel misterioso asesinato.

En ese contexto, la noticia del día con la muerte de Francisco Nieva (Francisco Morales Nieva) sorprendió a algunos de los presentes y convirtió el acto en un homenaje al artista y hombre teatral manchego que fallecía a los casi noventa y dos años. Académico de la Real Academia Española, Francisco Nieva fue autor teatral, actor, escenógrafo, director de escena, narrador, ensayista y dibujante. Cosechó numerosos premios, como el Nacional de Teatro, el Nacional de Literatura, el Valle Inclán y el Príncipe de Asturias.

Sin que estuvieran programado, en el local de La Soci se rindió homenaje a lo que supuso Nieva y su generación para una España que, pese a la censura, fue capaz de hacer cultura, traer la vanguardia cultural y dar valor a nuestros clásicos. Francisco Nieva, descanse en paz.

(Visited 171 times, 1 visits today)