Parece que poco a poco las aguas llegan más calmadas al Centro Municipal de Mayores Huerta de la Salud tras semanas de tensiones. Si bien la herida no está aún cerrada. El espacio de mayores, integrado por más de 3.700 usuarios, ha sido testigo estos últimos meses del tira y afloja entre una parte de los usuarios, por un lado, y la propia dirección del centro y los Servicios Sociales de la Junta del Distrito, por otro, a raíz de la reorganización efectuada el pasado año de los espacios y actividades del edificio municipal.

El origen de la polémica

El origen de la disputa se inició en marzo de 2014, cuando la Junta del Distrito decide reservar los fines de semana la utilización de la sala anexa del centro (ala derecha y donde se sitúa la TV) para un uso cívico-cultural y actividades como auditorio, lectura o clases de informática, entre otras. Desde ese momento, muchos usuarios criticaron que dicha clausura reducía considerablemente el espacio del centro (la asistencia diaria supera el centenar de personas), con la consiguiente aglomeración del personal. “Ya no cabemos; casi no hay mesas para jugar y estamos como sardinas”, lamenta J.L., uno de los usuarios. Como protesta, en mayo pasado varios usuarios entregaban en la Junta 243 firmas en contra de la nueva redistribución. De distinto parecer era Rosario Díaz, Jefa de Servicios Sociales de Hortaleza, quien defendía la decisión de reservar dichos espacios para “impulsar actividades culturales en los centros de mayores del Distrito y no solo fomentar el juego de cartas”, explicaba.

Intervención de la Policía

Pero la reducción de los espacios no se limitó a la sala socio-cultural. En octubre se inauguraba en el Huerta de la Salud un servicio de cafetería (de 14:00 a 16:00 de lunes a sábado), tras su adjudicación a la empresa Oemi Servicios Interactivos, y se trasladaba la clase semanal del baile a la planta baja las tardes de los jueves, por lo que los usuarios también veían limitados el uso de las mesas en esas franjas horarias. “Todo ello ha generado una tensión que el concejal ha sido incapaz de arreglar”, asevera Emilia Lozano, vocal socialista de Hortaleza. “Donesteve no tiene voluntad política del arreglar el problema”, lamentaba Lozano, quien calificaba como “chulesca” la actitud del concejal del distrito en la gestión del conflicto, en referencia a la intervención de la Policía Municipal en el centro hace unos meses como motivo de las protestas de los socios al cierre de la mencionada sala. Algunos de los usuarios cuentan con expediente sancionador desde entonces. “No entendemos que se nos reduzca nuestro espacio para el juego de cartas y menos a que se nos tache de ludópatas como se han atrevido a decir en la Junta”, critica indignado otro de sus miembros.

(Visited 384 times, 1 visits today)