En el Pleno de abril, el grupo municipal Ahora Madrid solicitó información sobre la sentencia condenatoria recaída sobre el Ayuntamiento respecto al Palacio de Hielo. En ella, se estima el recurso interpuesto por Equidosa, SA, el 20 de junio del 2014 contra la presunta desestimación por silencio administrativo por parte del Ayuntamiento de Madrid de la solicitud de restablecimiento del equilibrio económico-financiero de la concesión adjudicada por el Pleno el 30 de noviembre de 1995 para la explotación del complejo deportivo Palacio de Hielo.

Esta solicitud se basa en el incumplimiento del artículo 10 del pliego de cláusulas administrativas particulares, según el cual, dado el carácter municipal del fin de la concesión, el concesionario gozaría de la exención de los tributos, tasas, impuestos y derechos que correspondiera percibir al Ayuntamiento de Madrid. En este caso, la denuncia se debe a que se le ha girado el 100 % del IBI, el IAE y las tasas de paso de vehículos y de recogida de basuras del 2006 al 2014, cuya cantidad total es de 3.700.352,73 euros, junto con los intereses legales correspondientes.

Como indica la sentencia, la inclusión de dicha cláusula no tenía validez legal, ya que el establecimiento de exenciones tributarias no puede realizarse por vía contractual, pero, una vez incluida, no puede ignorarse, pues es evidente que ha influido en la elaboración de dicha oferta.

Dado que la Administración no contestó en el 2014, el concesionario acudió a la vía contenciosa-administrativa y se produjo la sentencia del pasado 3 de febrero del 2016, en la que se impugna la desestimación por silencio administrativo de la solicitud presentada por Equidosa, la empresa concesionaria, se declara el incumplimiento por parte del Ayuntamiento de Madrid y se reconoce el derecho a la indemnización que se fije, todo ello con los intereses legales que correspondan desde la fecha de la reclamación formulada en vía administrativa hasta el completo pago de las referidas cuantías. La sentencia aún no es firme, ya que ha sido recurrida por la empresa concesionaria y también va a serlo por el actual Ayuntamiento, pero, si el recurso no es admitido, entre todos los madrileños, tendremos que pagar casi 4 millones de euros a Equidosa solo porque el Ayuntamiento de Ana Botella no contestó a la solicitud presentada.