La esperada y prometida remodelación de las instalaciones de la asociación deportiva Oña-Sanchinarro no despega. El proyecto que ganó la primera edición de los presupuestos participativos de nuestro distrito, en el 2016, con el apoyo de más de un millar de vecinos y vecinas, contemplaba la instalación de césped artificial en su embarrado terreno de juego, el único de tierra del distrito, entre otras mejoras.

Un año después, el proyecto se transformó en algo más ambicioso, contemplando la construcción de un complejo polideportivo en las instalaciones de la calle Oña. La propuesta fue bien acogida por el club en su momento, pero dos años después sigue en el limbo.

FALTA DE INFORMACIÓN

Pedro Hernández, presidente del Oña-Sanchinarro, lamenta la falta de información a la hora de aclarar el comienzo de las obras. La transformación del proyecto en el futuro polideportivo de Sanchinarro ha provocado un retraso “que supone una sensación enorme de desengaño y frustración para nuestros jugadores, socios, padres y vecinos”, lamenta el presidente, que enumera las consecuencias de la demora.

“Las malas condiciones del terreno de juego, más con el invierno que hemos pasado, provocan lesiones y la suspensión de entrenamientos o partidos, con el consiguiente deterioro competitivo ante los demás clubes de la zona, lo que genera en algunas ocasiones que los jugadores decidan irse a otros clubes buscando mejores condiciones para la práctica deportiva”, según Pedro Hernández.

Estado del campo del Oña Sanchinarro / Foto Sandra Blanco

La Junta de Hortaleza aclara que el proyecto técnico del Oña-Sanchinarro está terminado y que el retraso se debe a la limitación del gasto impuesto por el Gobierno de España a través de la regla de gasto del Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro y asegura que las obras comenzarán este año tras incluir el proyecto dentro de las Inversiones Financieramente Sostenibles aprobadas por el Ayuntamiento a finales de abril.

NUEVAS INSTALACIONES

La reforma proyectada en el Oña-Sanchinarro contempla dos fases. La primera consiste en la construcción de las pistas polideportivas, con una inversión estimada plurianual de algo más de tres millones de euros. La segunda fase contempla la construcción de una piscina cubierta, un pabellón polideportivo e instalaciones anexas, vestuarios y aseos, así como pistas deportivas exteriores.

Según la Junta, el proyecto, una vez acordado con la Dirección General de Deportes, debería iniciar los trámites de licitación pública del contrato de obra, estimada con un coste total de 7.500.000 euros y un plazo de ejecución de 14 meses.

“En principio, debería ser incluido en los presupuestos ordinarios aprobados por el pleno del Ayuntamiento de Madrid, aunque actualmente no existe un presupuesto aprobado, por lo que los presupuestos del 2018 son los del 2017 prorrogados”, explican.

Sin embargo, el presidente del Oña-Sanchinarro recuerda que se esperaba el inicio de las obras del campo en marzo. “Pero seguimos en la misma situación”, sentencia.

(Visited 488 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada