Es jueves, son las siete de la tarde, y una docena de personas de entre 25 y 70 años se sientan a escuchar un disco de vinilo en un local de Hortaleza. Durante un par de horas disfrutan de la música y comparten impresiones mientras se pasan de mano en mano y miran con atención la funda del vinilo que están escuchando. Esta escena, que bien podría suceder hace cuatro o cinco décadas, tiene lugar todas las semanas en la calle Repelón, en la recientemente recuperada asociación vecinal La Expansión de San Lorenzo. Se trata del Club del Disco.

Felipe Imposter, el impulsor de la iniciativa y socio activo de la asociación de San Lorenzo, reconoce que la idea le viene de lejos, en concreto, de la época de estudiante de su hermano mayor. A finales de la década de los setenta, sus amigos y él se reunían en el salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid. Allí había un tocadiscos en torno al cual disfrutaban de las novedades discográficas de punk y la nueva ola que adquirían en vinilo. Como buen melómano, Felipe siempre tuvo presente esa experiencia y soñaba con poder llevarla a cabo, algo que se hizo realidad el 31 de marzo de 2022, día de la primera sesión del Club del Disco de San Lorenzo.

ACTIVIDAD ABIERTA

El Club del Disco es una actividad gratuita a la que están invitadas las vecinas y vecinos que disfrutan de la música y desean aprender sobre nuevos estilos, descubrir grupos, o, simplemente, conversar sobre lo escuchado. Cualquier persona puede proponer un disco para pinchar, la única norma es haber asistido al menos tres ocasiones antes de hacer la propuesta. De esta forma se garantiza que haya seguidores del proyecto con compromiso y ganas, no solo de compartir su gusto musical, sino también de aprender y escuchar a los demás.

El Club del Disco es una actividad gratuita y todos los estilos son bienvenidos

Todos los estilos son bienvenidos en el Club del Disco. En las veinte sesiones que ya se han celebrado han tenido cabida géneros musicales muy diversos. El pistoletazo de salida lo dieron The Clash, lo que hizo que las sesiones siguientes estuvieran más orientadas al punk, pero pronto se abrió la veda a otros ritmos y se ha escuchado pop psicodélico, con Happy Mondays; el fenómeno Tropicalia de Brasil de finales de los setenta; country, con Big Thief, o cumbia amazónica, entre otros estilos. En cuanto al idioma, Felipe destaca que se ha pinchado música en castellano, en inglés, en euskera y muy pronto en árabe, gracias a la propuesta que traerá uno de los miembros del club.

Pablo, uno de los participantes, pone a sonar un vinilo. SANDRA BLANCO

CREAR COMUNIDAD

Más allá del disfrute de escuchar música, desde San Lorenzo tienen claro que el club también está sirviendo para crear comunidad entre vecinos y vecinas que antes no se conocían. Además, el Club del Disco participa activamente en el tejido asociativo de Hortaleza y ya ha deleitado al barrio con sus vinilos en varios eventos.

En septiembre estuvieron en el mercadillo solidario de Danos Tiempo, y en mayo amenizaron con una pinchada de vinilos posterior a la presentación del libro Perros flacos, de Mari Cruz Vázquez, organizada por la biblioteca Huerta de la Salud y Radio Enlace en el centro de educación para adultos Dulce Chacón.

La propuesta musical de cada semana se anuncia unos días antes del jueves en las redes sociales de la asociación de San Lorenzo (Facebook, Twitter e Instagram). Luego solo hay que ir al local de la calle Repelón, número 6, y disfrutar de este pequeño oasis cultural que tiene un objetivo simple a la par que maravilloso: hacer barrio escuchando vinilos.

El Club del Disco

Pinchada de discos de Willie Colon y Rubén Blades. SANDRA BLANCO

(Visited 97 times, 2 visits today)