Aunque nacido en Alemania, René Moraleda es un antiguo vecino de Hortaleza. Concretamente, desde los 11 años, cuando su familia se trasladó desde el pueblo de Santander en el que vivía hasta Madrid a principios de los años noventa. “Primero estuvimos al lado del campo de Canillas y luego en Torquemada”.

Actualmente, a sus treinta y todos, ha publicado su primera obra, El cáncer de los cojones. Un libro autobiográfico en el que narra con mucho humor cómo le diagnosticaron un cáncer de testículo hace siete años. “Un 14 de febrero tuve una cita con una cirujana y me costó un huevo”.

DEL TUMOR AL HUMOR

Después del susto, uno de los peores momentos es dar la noticia a los seres queridos. En el caso de René, su primera llamada fue a un gran amigo que, con su reacción, cambió su forma de verlo todo. “¡Qué buena noticia! ¡Te lo pillaron a tiempo! No te preocupes, que todo va a salir de pelotas”.

A partir de entonces, el protagonista de esta historia decidió cambiar el chip y tomarse todo lo que le viniera “de la forma más irónica y positiva posible”.

Por eso decidió escribir este libro, para ayudar a cualquiera que se encuentre en una situación similar, así como a las personas que la rodean. “Lo mejor es hacer todo lo posible por estar con gente positiva. Bastante tenemos como para aguantar a una persona tóxica”.

Decidió escribir este libro, para ayudar a cualquiera
que se encuentre en una situación similar, así como
a las personas que la rodean

Además de tratar el tema con mucho humor, también resulta muy didáctico, ya que cuenta sin pelos en la lengua los diferentes pasos que tuvo que seguir desde que se lo diagnosticaron, así como los efectos de la quimioterapia, o el biofrutas como lo denomina René. “Lo llamé de mil formas graciosas. Y así le quité importancia a ese nombre que tanto miedo da”.

¿CÓMO LOGRAR SER POSITIVO?

Sin embargo, mantenerse positivo no es fácil, hay que trabajarlo. “Vi a un señor que estaba genial en la sala de curas y yo estaba hecho un trapo. Me dijo ‘yo es que medito y meditar me ha dado la vida’”.

Entonces fue cuando decidió, aparte de seguir a raja tabla lo que le dijeran los médicos, probar todas aquellas alternativas que pudieran ayudarlo. En el caso de René, la meditación, la programación neurolingüística (PNL) y la biodescodificación.

Foto Sandra Blanco

Otro punto positivo del libro es que incluye un playlist con las canciones que acompañaron a René en los diferentes momentos por los que tuvo que pasar, y que pueden escucharse a través de los códigos QR que aparecen a lo largo del relato.

Incluso una lista de obras recomendadas, como por ejemplo Gente “como que no” de Agustín Jiménez, que también es el prologuista de El cáncer de los cojones. “A Agustín me lo presentó Dani, de la cerveza El Silo, que es amigo mío desde hace mucho, como Pablo Castello, que se ha encargado de la portada y la maquetación”.

PREVENCIÓN CON CABEZA

Como deja muy claro René, lo más importante es la prevención. “Cuando notes algo raro en tu cuerpo, ve al médico que te puede dar un susto de cojones. Pero tampoco hay que ser hipocondríaco”.

“Cuando notes algo raro en tu cuerpo, ve al médico
que te puede dar un susto de cojones. Pero tampoco
hay que ser hipocondríaco”

Este y otros muchos son los consejos que da René tanto en su libro como en las charlas y en los talleres que se busca y organiza él mismo. “Los fines de semana o en vacaciones, intento hacer ponencias para dar humor a los miedos y romper los tabúes”.

También está conociendo a muchas personas a través de sus redes sociales (sobre todo su Instagram), donde, además de poder comprar su libro (editado y distribuido por Amazon), le cuentan su situación y le piden consejos para sobrellevarla. “Es increíble. Estoy entrando en contacto con gente de todas partes y el libro se está vendiendo en Suiza, Grecia, Inglaterra, Francia, Chile y México”.

 

(Visited 248 times, 1 visits today)