En recientes declaraciones públicas, la concejala presidenta de Hortaleza, Yolanda Rodríguez, no podía disimular su satisfacción a la hora de explicar los detalles de la reciente inversión en mejoras de los colegios públicos de nuestro barrio.

Los más de 5.000 alumnos repartidos en los 15 centros públicos del distrito serán los beneficiaros de un total de 2.727.431 euros destinados al reacondicionamiento de instalaciones, con cantidades que van desde 275.455 euros concedidos al CEIP Garcilaso de la Vega —centro que ha recibido la mayor partida junto con el CEIP Juan Zaragüeta, que ha obtenido 271.719,88 euros— hasta los 66.295 euros para el CEIP Luis Cernuda o los 49.563,18 euros para el CEIP Virgen del Cortijo, las cantidades más bajas otorgadas.

Esta inversión, que procede en su mayor parte de las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) y el presupuesto de inversión de la Junta Municipal de Hortaleza, pretende paliar en buena medida las enormes deficiencias estructurales y el deterioro que sufren las instalaciones de los colegios públicos de nuestro distrito.

Entre las mejoras, se incluyen sustitución de ventanas, ampliación de comedores, sustitución de cerrajerías, pavimentación, instalación de detección automática de incendios, pintura, creación de pistas deportivas y zona infantil, impermeabilización de cubiertas, reacondicionamiento de aseos y un largo etcétera.

Lentitud en las obras

A pesar de los esfuerzos, se critica a la Junta la lentitud en la puesta en marcha de esas obras. Según fuentes cercanas al CEIP Dionisio Ridruejo, por ejemplo, aún falta trabajo por hacer, si bien se han instalado sensores de alarma en cada clase, se han cambiado todos los fluorescentes del colegio y se han remodelado los baños de varias estancias. Integrantes del AMPA del CEIP Juan Zaragüeta nos hacían llegar estas palabras: “La rehabilitación de la casa del conserje ha quedado estupenda y el resultado de los cerramientos es también magnífico, ya que ventanas y persianas nuevas mejoran el aislamiento de ruido y temperatura, aunque es cierto que ha quedado alguna ventana sin la reja que tenía y no nos han comentado que las vayan a poner. En cuanto al patio, que iban a terminar la mitad de suelo que falta por renovar, a finales de septiembre no habían empezado y la mayoría de las canastas siguen sin aros o tableros. Según comentan los vecinos y alumnos, las obras de la casa del conserje tomaron un ritmo muy fuerte nada más terminar el curso, aunque, luego, se congeló en agosto hasta su remate en septiembre”.

Queda por ver si, al inicio del nuevo año, las obras habrán cubierto el 100% de los objetivos de este largamente esperado proyecto.

(Visited 258 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada