Barrionalismo

1. Apego al propio barrio y a cuanto le pertenece.

2. Doctrina que exalta en todos los órdenes la personalidad barrial completa.

3. Aspiración de un barrio a autogestionarse de manera independiente con respecto a una ciudad.

El barrionalismo es una ideología romántica y un movimiento social propio de finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI. Tiene su origen en los barrios obreros de las grandes ciudades que antes habían sido pueblos o pedanías independientes de la urbe, pero que en el crecimiento urbanístico quedaron anexados a esta en forma de barrios.

Como ideología, el barrionalismo pone a un determinado barrio como el único referente identitario, y parte de un principio básico con respecto a la relación entre el barrio y la ciudad a la que pertenece: el principio de la soberanía barrial, que mantiene que la gestión pública del barrio debe hacerse por representantes elegidos que vivan o conozcan muy bien el barrio, y con el indispensable consenso, la participación y la colaboración de las asociaciones vecinales, culturales y sociales del barrio.

Del término barrionalismo nace el adjetivo barrionalista (1.- Del barrionalismo o relativo a él. 2.- Partidario del barrionalismo).

La primera prueba escrita del uso del vocablo barrionalismo se encontró en el borrador de una canción inédita del grupo de Hortaleza The Vientre, ‘Las curvas de mi barrio’, que data de 1997 y cuyo estribillo decía: «Me repatea el barrionalismo / ser de Hortaleza o de cualquier sitio».

En literatura, el primer uso constatado aparece en el El engranaje de las mariposas, de Kike Suárez Babas, en 2007: «[…] Hortaleza, cuna de barrionalismo, palabra que no existe pero que bien podría definirse como orgullo de ombligo, chovinismo de pelusa propia, ganas de llenarse la boca con cualquier cosa […]».

Según Ayni, en un artículo del año 2007 titulado Barrionalismo. Barrio, identidad y movilización. El caso de Vallekas: «El concepto nace en la calle, de la gente, y por ello condensa esa carga emotiva y de significaciones. El barrio no es un concepto topológico, sino relacional, nos remite a las relaciones, las costumbres cotidianas y los pequeños mitos».

En las Fiestas de Hortaleza de 2012, la publicación Hortaleza Periódico Vecinal solicitó apoyo a su proyecto de microfinanciación con el llamativo eslogan «Presume de barrionalismo», con el que invitaba a comprar camisetas en las que se había estampado la leyenda «Soy de Hortaleza».