Varios artistas del barrio de Manoteras inundaron de misterio la noche del pasado viernes 1 de julio en la séptima jornada del ciclo Las noches del huerto, que organiza el Huerto Comunitario de Manoteras: “El proyecto inicial era muy sencillo, se trataba de leer un relato acompañado por un músico en directo; pero fuimos aportando elementos hasta conseguir reunir hasta siete personas de diferentes expresiones artísticas”.

Bajo la denominación de ManoterArtAtack, se presentaron ante el público Jesús Salgado, al saxo, María José Perrón, pintora, Lucía González, performer, L.G. Morgan, escritora, y las jovencísimas cantantes Susanna Ramón y la hermanas Clara y Sofía Salgado. Entre bastidores se encontraban Marta García y Patricia Oma, que maquillaron a los artistas (y a todo aquel que se animó a ponerse en ambiente); Alberto Morán, Nicolás Rossignol y Marie Noele en la intendencia y montaje; Fran Salamanca en la decoración e iluminación, y Miguel A. Rodríguez y Pablo Martín procurando que los sonidos llegaran perfectamente al centenar y medio de personas que se dieron cita esta vez. Este equipo demostró que con trabajo, ilusión y talento se pueden llegar a realizar espectáculos como el del viernes.

La performance consistió en la lectura de un relato de la obra de Morgan, ambientado en un Nueva Orleans esotérico, lleno de ritos vudú, espectros y… zombis. La presentación fue llevada a cabo entre la propia Morgan y la mambo Lucía, que procedió a marcar en la frente de algunos espectadores un símbolo para que los espíritus supieran con quién se la estaban jugando. Posteriormente dieron paso a una fantástica interpretación a capela por parte de las tres cantantes del tema Evening rise, spirit come. La puesta en escena estaba servida. Basado en toda esta idea de misterio y superstición, María José pintó un lienzo que representaba una poderosa sacerdotisa del vudú y mantuvo a los presentes pendientes de sus precisos movimientos de pincel. El saxo de Jesús entraba y salía a su antojo en el subconsciente de los espectadores. El resultado fue sublime: cuarenta y cinco minutos de arte en su estado puro.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La conjunción de las tres artes supuso un evento único e irrepetible: desde la magia del relato hasta el proceso creativo de un cuadro desde su inicio, pasando por las improvisaciones del saxo, y la interpretación vocal. A la escenografía no faltaba detalle, parecía la mismísima casa donde Marie Laveau practicaba sus rituales en el Nueva Orleáns de principios del siglo XIX.

IMG_3630La noche daba la cobertura perfecta para este ritual de artes. Foto de Antonio García

Por séptimo viernes consecutivo, el huerto se transformó en un espacio rebosante de arte. El huerto y Manoteras, la nueva Florencia, siguen creciendo y dando sus frutos. En esta ocasión, los servicios y el apoyo inquebrantable del Spartac hubieron de mantenerse en la distancia de las instalaciones del club de fútbol, lo que lamentó el sentido del olfato, aunque no el del paladar ya que estos artistas del fuego continuaron alimentando esa sinestesia en la que arte y vecindad transforman el espacio y hacen posible lo irrealizable. Gracias, Spartac.

IMG_3683_Fotor_CollageDistintos momentos de la performance llevada a cabo por María José Perrón. Fotos de Antonio García y Juanjo Rivero

Este viernes 8 de julio le toca el turno al jazz con el concierto del grupo Sunday Home, donde el saxofonista Jesús Salgado repetirá escenario.

(Visited 306 times, 1 visits today)