Después de varios viernes con conciertos, monólogos y el concurso de microrrelatos, le tocaba el turno al arte escénico.

El grupo de teatro Teatroler@s  del CC Federico Chueca se presentó en el huerto tres horas antes de comenzar la función para preparar la escenografía.  Algunos miembros, asombrados  por el paisaje, comentaban “pero…, esto…, ¡¡¡esto es un huerto!!!”. Efectivamente, es el huerto de Manoteras,  en la confluencia de las calles Cuevas de Almanzora con Roquetas de Mar, donde cada viernes se vive una experiencia diferente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Público durante la actuación

La obra que se representó fue Convaleciente, una adaptación realizada por Coán Gómez sobre El libro del convaleciente, un texto de Enrique Jardiel Poncela.

«Jardiel Poncela dedicó este libro a los convalecientes de nuestra guerra civil, a todos los que se hallan postrados en una cama o en un sillón con la salud perdida y las ganas de vivir aletargadas, para distraerles y devolverles, riendo infantilmente, el gusto por la vida».

La representación tenía tres importantes retos. El  primero y el segundo fueron la coincidencia con el partido de fútbol de la Selección Española y las fiestas de los barrios vecinos de Cárcavas y Sanchinarro. El resultado fue abrumador y ciento setenta personas eligieron el huerto.  El tercero era técnico. Las voces de los actores y actrices debían llegar a los oídos de los espectadores de forma clara. Gracias a la magia de Javier Gregori y Alberto Martín, expertos en sonido, se solventó con matrícula esta dificultad y se dio comienzo al espectáculo.

La adaptación consistió en siete escenas, cada una ambientada en un lugar diferente del mundo, a saber: El sacrificio de Yogataro en el Japón de los samuráis; El conflicto de Lord Walfpore en  la Inglaterra del siglo XIX;  El arrojo de Tom Walter en el actual Estados Unidos; La desdicha de Lois Leroy en Francia;  La cita de Rebeca en la Alemania judía; El crimen de René Plint en los Alpes tiroleses; y La abnegación de Domingo en la época de la esclavitud centroamericana.

El decorado, muy sencillo pero eficaz, transportaba sutilmente a cada uno de estos rincones y épocas. Cada escena se complementaba con una narradora que daba el contrapunto a los diálogos de los actores y actrices con gran dosis de humor. La representación por parte de Beatriz del Fresno, Ana López-Yarto, Marga Cisneros, Julia de Vicente, América Fernández, Patricia Jorquera, Fermín Crisóstomo, Mar Puertas, María Bullón, Pilar Gragera, Marisa Linares, Estrella Infante, Patricia Revilla, Elisa Garballido y Pedro Orbis fue impecable; y así fue entendido por el público asistente con unos más que merecidos aplausos. Como sorpresa final, todos los actores ataviados con camisas de fuerzas se fundieron con los asistentes, bailando al ritmo gamberro del ska de los Caligaris, Todos Locos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Público y actores bailan tras la actuación

La noche acabó con un «improvisado» karaoke donde el que quiso pudo salir a demostrar, o no, sus dotes de artista.

La quinta Noche del Huerto confirmó una vez más que su salud es formidable. El  Club Deportivo Spartac de Manoteras colaboró, una noche más, con la cena de los presentes.

Este viernes 24 de junio está programada una sesión de flamenco y swing. El cuerpo de baile flamenco de Manoteras calentará el ambiente para el concierto del grupo Swing Purple Quartet. Quien quiera que se vaya preparando con sus zapatos de baile.

(Visited 352 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada