Ocurre más veces de las que se piensa, en las que nuevos usuarios nos preguntan por el precio del carnet de la biblioteca o por las tasas por “alquilar” libros. Conceptos que para algunos, sobre todo personas mayores, aunque no fueran visitantes asiduos de las bibliotecas, estaban muy claros, hoy en día llevan a la confusión. Quizás sea consecuencia de la mercantilización de la vida actual en todos los planos.

El hecho es que, llegar a un lugar en el que todos los servicios son gratuitos y en el que no se pide ningún requisito para su uso y disfrute (salvo el respeto a los que comparten contigo ese espacio), actualmente es hasta chocante para determinadas personas, quizás más para los colectivos de jóvenes, que ya han nacido en este mundo en el que todo tiene un precio.

La biblioteca es un servicio público, establecido, apoyado y financiado por la comunidad. En ella, gratuitamente, podemos disponer de un espacio de reposo y tranquilidad para la lectura, el esparcimiento y el intercambio, donde se puede acceder en igualdad de oportunidades a la cultura, la información y el conocimiento.

No es necesario el carnet de biblioteca para hacer uso de los fondos dentro de la misma. Sin embargo, para sacar material en préstamo sí que necesitaremos que se nos expida uno. Para ello solo necesitamos acreditar nuestra identidad mediante DNI, pasaporte o tarjeta de residencia. Es totalmente gratuito y se proporciona al momento.

Muchos usuarios relacionan biblioteca con sala de estudio. Es cierto que una gran parte del servicio que prestamos lo hacemos a través de nuestra sala de lectura, en la que hay un ambiente propicio para el aprendizaje. Pero las funciones de la biblioteca van mucho más allá. Tenemos varios puestos informáticos en los que ofrecemos sesiones de internet gratuitas. Los bibliotecarios pueden ayudar a las personas que tengan alguna dificultad para hacer trámites básicos como presentación de documentos online y demás gestiones con la administración.

Para encontrar el libro que buscas puedes pedir ayuda al personal de la biblioteca o consultar el OPAC. Bajo esas siglas se esconde el catálogo automatizado, una base de datos donde encontramos todos los fondos de las bibliotecas municipales, así como su disponibilidad. A través del área personal de cada usuario se pueden hacer reservas, consultar el material que tenemos prestado y su fecha de devolución.

Animamos a todos los vecinos y vecinas de Hortaleza a venir a conocernos y sacar su carnet, y, a los que ya contamos como usuarios fieles, a sacar partido de todos los servicios que prestamos.

(Visited 55 times, 1 visits today)