Para este número de deporte femenino, queríamos hablar con la campeona de España de patinaje artístico júnior, que es hortalina. Pero cuando íbamos a entrevistarla, había volado. Las cuchillas de los patines de hielo son como alas capaces de llevarte con quince años a Italia, Alemania o Corea.

¿Cómo hacerlo si está en un centro de alto rendimiento en Bérgamo (Italia) y yo en Manoteras (Hispania)? Quedamos por Skype. No me funciona. Al otro lado del teléfono, José Luis, el padre, transmite la opción de Hangout.

Trenzas largas y una risa que se desliza en cada frase. José también entra en la conversación. ¡Qué menos! El deporte de élite requiere centros de alto rendimiento y familias de alto sacrificio. Señalamos sus palabras con cursiva o itálica. La conexión funciona y el ciberespacio no resulta tan frío.

PREGUNTA: ¿Dónde estás?

RESPUESTA: En Bérgamo, al norte de Milán.

¿De qué barrio eres?

De Canillas.

(José: Yo era de Pinar del Rey. Con el Plan 18.000, nos vinimos a la calle Silvano y es donde comenzamos nuestra vida.)

He estado en las fiestas de Pinar del Rey y he pasado por ahí muchas veces.

¿Dónde has estudiado?

Estaba en el colegio Patrocinio de María, que está en Hortaleza. Y antes en Nuestra Señora de Santa María.

¿Y en Italia?

En enero es cuando me viene a Italia a entrenar y empecé con el CIDEAD (Centro para la Innovación y Desarrollo de la Educación a Distancia), que es un proyecto del ministerio para gente que no puede ir a clase.

(José: Tiene que ir al Paseo del Prado y hacer los exámenes.)

¿Qué estudias?

Ahora empiezo 1º de Bachillerato.

¿Tus asignaturas favoritas?

Economía y Latín.

¡¡¡Latín???

Para comunicarme con la gente, me parece que el latín es muy importante porque te facilita el aprendizaje de los idiomas.

¿Cómo te dio por el patinaje?

Con seis años. Yo comencé porque la pista estaba cerca de casa. Empecé a patinar y me gustó.

(José: En el Palacio de Hielo hay una escuela de patinaje que después se hizo club de competición. Hay casi 800 o 1.000 niños. El hecho de que haya salido una campeona de España…)

Sí, bueno, este año he sido campeona de España en individual.

(José: Bueno, lleva siendo campeona años. El año pasado fue campeona novice y este, campeona júnior con solo 15 años.)

¿Y cómo fue el salto a Italia?

Lo propuso la Federación española para competir en la categoría sénior en la modalidad de parejas. Y en octubre vine aquí a Bérgamo a hacer una prueba y luego, ya en enero, me quedé a vivir aquí.

(José: Cuando nos lo propusieron, pues imagínate, por un lado muy orgulloso, pero por otro lado es tu niña de 15 años, y ¿ahora qué hacemos? Tengo un problema de columna y hace un año y pico me dieron la baja. Así que voy y vengo. Ella necesita comer, vestirse…)

¡Ya me visto sola! (risas)

¿Quién es tu pareja?

Aritz Maestu, es de San Sebastián. Él llevaba un año aquí y estaba buscando pareja. La Federación española me propuso venir a entrenar con él para intentar lograr una plaza para las Olimpiadas.

¿Aprendéis juntos?

Bueno, él tiene mucha experiencia y este año nos hemos estado preparando. Los elementos de parejas son diferentes y me gustan mucho.

¿Habéis competido ya?

El próximo jueves y viernes va a ser nuestra primera competición aquí en Bérgamo, en el Lombardía Trophy*.

¿Cuál es tu pareja favorita?

Aliona Savchenko y Bruno Massot, pero vamos… (risas)

¿Es el patinaje artístico un deporte?

¡Claro que sí! ¡Buahhh! Yo diariamente hago tres horas de hielo, de patinaje, luego una hora de gimnasia. Vamos a correr, hacemos bici, abdominales, lumbares… Luego otra hora de ballet. Hacemos moderno, clásico… ¡Es muy duro!

Y estudias. ¿Nivel más bajo?

No, es diferente, pero no es más bajo. Cuando yo iba a clase, hacían exámenes más a menudo. Pero estos exámenes son de toda la evaluación, entonces… ¡Entran un montón de cosas!

¿Lo mejor de lo que estás viviendo?

Pues, entrenar con los mejores patinadores y entrenadores. Bueno, estar en competiciones internacionales, conocer a un montón de gente de los sitios y, no sé, es como un mundo diferente. Me gusta.

¿Y lo chungo?

Se necesita mucho esfuerzo y, algunas veces, claro, llegas cansada de los entrenamientos; pero, bueno, al final todo tiene su recompensa, así que… (risas). Echo de menos mucho a la gente, pero tengo relación con ellos cuando voy.

¿Qué pedirías en Hortaleza?

(José: resaltar su Instagram para que la gente del barrio la siga.)

También tengo una página web y Facebook. En Instagram, me habla mucha gente. Tengo 14.000 que me siguen. Hay veces que me escriben y me apoyan y me dicen “qué bonita estás” y eso.


*En su primera participación, la pareja de Laura y Aritz obtuvo “a la primera las mínimas mundiales, algo que ninguna otra pareja española había logrado antes”, según el diario Marca.

 

(Visited 452 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada