Hace apenas dos años, los vecinos del distrito se sorprendían al ver levantarse en la Gran Vía de Hortaleza las cúpulas doradas de la Parroquia de Santa María Magdalena. En mayo de 2013, la única iglesia ortodoxa rusa bajo Patriarcado de Moscú enclavada en Madrid inauguraba sus puertas en suelo hortalino, con el objetivo de integrar a los fieles religiosos que residen en la Comunidad de Madrid.

Su arcipreste, Andrey Kórdochkin, abría a este periódico las puertas del templo de par en par para mostrar el modelo que defiende. “Un concepto integrador, que no sirva solo a nuestros fieles sino también como camino al resto del mundo”. Su oferta no es solo religiosa, sino también formadora. Una de las alas del templo es reservada para el espacio conocido como la ‘Casa Rusia’, que nace con “la intención de crear un crisol de la presencia cultural rusa en España”, según reza su web. Este espacio educativo ofrece una variedad de cursos y actividades, tanto para fieles ortodoxos como para aquellos hortalinos que deseen conocer la cultura tradicional rusa.

La ‘Casa Rusia’ tiene como finalidad la enseñanza y difusión del idioma y cultura rusos, así como la cooperación lingüística y cultural entre España y Rusia. El  centro cuenta con un convenio con la Universidad Lomonosov de Moscú (una de las más prestigiosas de Rusia), con más de 60 años de experiencia en la enseñanza del idioma ruso. “Ofrecemos cursos de ruso para todos aquellos españoles que lo deseen, con profesores de primera calidad y graduados en Filología por la Universidad Complutense de Madrid”, explica el párroco.

Asimismo, se ofertan cursos de español para los ruso-hablantes como “modelo de integración social”, añade Kórdochkin. La ‘Casa Rusia’ utiliza un sistema de evaluación, “que garantiza la calidad de la enseñanza”. Dicho control posibilita la certificación de TRKI (examen estatal ruso). Además, la parroquia ofrece cursos de cocina, arte y música tradicionales rusos, así como talleres de danza y teatro para niños (4-11 años). El pasado 30 de noviembre, por ejemplo, el cuarteto ‘Znamenie’ hacía una demostración de villancicos ucranianos y canciones populares rusas y de cosacos.

RECIBIMIENTO

Andrey Kórdochkin agradece la buena acogida dispensada por los hortalinos. “Creo que damos mucha alegría al barrio y los vecinos se muestran encantados con nuestro templo y cúpulas”, comentaba alegre el arcipreste a este periódico y recalcaba su deseo de que la parroquia sirva de unión entre ambas culturas, la católica y la ortodoxa. La iglesia es la segunda en España regida bajo el Patriarcado de Moscú, tras la levantada en Altea (Alicante), y sus cinco cúpulas representan a Cristo y los cuatro apóstoles. La liturgia se recita en eslavo eclesiástico, aunque el castellano es utilizado también en las ceremonias de los domingos. A Santa María Magdalena acuden fieles de un gran espectro de nacionalidades, siendo los ucranianos los que conforman la gran mayoría.

(Visited 914 times, 1 visits today)