Este pasado sábado 19 de septiembre tuvo lugar la segunda edición del torneo de fútbol chapas organizado por la asociación Alacrán 1997 en la explanada de calle Santa Susana de Hortaleza. Aunque el día se presentaba bastante gris, por suerte minutos antes de las cinco de la tarde, el tiempo dio la deseada tregua que necesitaban los más de 50 participantes para comenzar el campeonato.

Todo se preparó siguiendo las medidas de seguridad necesarias, con siete mesas que recreaban campos de fútbol en miniatura, colocados a su debida distancia y con unas cintas para separarlas del público. El torneo se dividía en tres categorías: infantil, amateur y los federados. Todos empezaron a la vez ante la atenta mirada de familiares, amigos y vecinos.

Un participante en la categoría infantil. subido a un taburete. DAVID MARTÍNEZ

Más que un torneo parecía un juego entre amigos, porque todos y todas se ayudaban unos a otros y se animaban. Incluso los federados, llegados de otras partes de Madrid como Alcalá de Henares o Getafe daban sus mejores consejos a los más pequeños.

Los tablones de juego se teñían de un llamativo color verde con un tapete simulando un césped real, y en algunos se lucía publicidad en los laterales, simulando un estadio de fútbol profesional, hechos a mano de manera muy profesional.

Todo el mundo traía sus chapas y los tapones de casa. Algunos llegaban con cajas de chapas con varias equipaciones, y dependiendo del partido sacaban unas mientras que las otras esperaban en el banquillo. Hubo equipos de todos los colores, y cada participante fijaba su alineación de fútbol favorita pegada a mano en cada chapa. Desde el actual Atlético de Madrid hasta un popurrí de las grandes leyendas del balompié.

Niñas y niños de hasta 12 años iban acompañados por la ilusión de sus padres, que enseñaban todos los trucos e incluso alguna que otra ayudita de vez en cuando

El tiempo asignado para los más expertos era de 20 minutos por partido, y el torneo se disputaba en grupos de cuatro, todos contra todos hasta dar con el jugador con más puntos. En la categoría amateur, que congregó a más participantes, los grupos se dividían en seis con partidos de 10 minutos.

Para los infantiles se jugó una eliminatoria. Niñas y niños de hasta 12 años iban acompañados por la ilusión de sus padres, que enseñaban todos los trucos e incluso alguna que otra ayudita de vez en cuando.

Los trofeos en miniatura para los ganadores de cada categoría. DAVID MARTÍNEZ

Para los ganadores, un pequeño trofeo a escala de las chapas. Más que suficiente para los jugadores que acudieron encantados sabiendo que ayudaban a la asociación Alacrán 1997, que con lo recaudado financiará más actividades para los jóvenes del barrio utilizando el deporte como herramienta de integración.

El torneó se prolongó hasta las ocho y media de la tarde con la final de los más pequeños, que eran también los más ilusionados. En las otras dos categorías las finales se quedaron pendientes de proclamar a sus campeones.

El torneo se celebró gracias a personas como César, Rubén y sus amigos, que tuvieron la idea de juntar a todos los públicos para este deporte en miniatura que tan buenos momentos dio en su tiempo. También colaboraron el bar Nuevo M-40, el restaurante La Bekada y a Iber Informática. Todo por una buena causa.

Niños y niñas participaron en la categoría destinada para los más pequeños. DAVID MARTÍNEZ

(Visited 2.095 times, 1 visits today)