El pasado viernes 27 de mayo, tuvo lugar la segunda sesión del ciclo Las Noches del Huerto, que organiza la Asamblea del Huerto de Manoteras. Tras el éxito de la primera jornada, en esta ocasión, se trató de un concurso de lectura de microrrelatos en directo. Además, la organización se había reservado una sorpresa en forma de píldora musical para acabar la noche. Por otra parte, se sumó al evento el club deportivo Spartac, que aportó sabrosas y ricas viandas.

El concurso del microrrelatos fue conducido por el maestro de ceremonias Fulgen S. García, con la inestimable ayuda de Delia Torrano, que hicieron disfrutar al centenar de personas que se acercaron al huerto y que marcaron el tono de humor que caracterizó la reñida disputa que se celebraba bajo la luz de la luna:  «que a vosotros os hará mucha gracia, pero esto de que a un murciano se lo lleven al huerto no deja de tener su connotación onanista. ¿Porque quién va a disfrutar más en medio de un campo de pepinos que un murciano?,  ¿quién? No quiero respuestas».

Al concurso se habían presentado doce personas: Alberto Morán, María José Perrón, Rafael González, Juan Cruz, Álvaro Fenoy, Matilde Hurtado, Miguel A. López (en representación de Pako el suizo y su apá), Lucía González, Paula Ortega, Lola Sánchez, Silvia Rueda (en representación de Las Juntaletras, otro de los misterios de la noche) y L.G. Morgan.

Según establecen las bases del concurso, cada «duelista» había escrito previamente diez microrrelatos sobre cada uno de los temas obligatorios: casas encantadas, vecinos, piratas, suegras, huerto, un atasco de tráfico, hijos pequeños, mascotas, extraterrestres y pesadillas.

El desarrollo del concurso tuvo cierta dificultad, tal y como explicó el maestro de ceremonias: «La gracia viene ahora. Hay que explicar el sistema operativo que, viniendo como viene de un científico preclaro, apenas tiene ciento veinte páginas y una sencillez tan pasmosa como la teoría de cuerdas. (Saca un libro encuadernado). He aquí las instrucciones de uso del concurso. Tranquilos, en apenas una hora y media habremos entendido todos el funcionamiento del mismo».

Como la misma Champions League, a modo de duelo y portando un sombrero de sheriff, los concursantes fueron leyendo sus escritos sobre el tema sorteado en sucesivas eliminatorias. El público con sus aplausos iba concediendo las victorias y una aplicación de móvil medía los decibelios del mayor o menor entusiasmo de los asistentes: «luego pasaremos el aplausómetro, que es un cachivache con filiburcios que remuerden las leporcias y dan como resultado unos moratones de escándalo. ¿No? No, que no es eso. Que aquí mi amiga y partenaire y esotro pasarán unos cacharretes que recogen los aplausos como mariposas al viento, los cuentan, miden y pesan y nos darán el ganador o ganadora de cada ronda; o triunfadora, tanto da.»

La final fue disputada (y mucho) por María José y Paula. Los temas sobre los que se batieron fueron casas encantadas y vecinos. La original y arriesgada apuesta de Paula, en la que todos sus relatos se sustentaban en una misma base, tuvo sus frutos y se llevó la victoria en este divertido concurso.

Vecinos

El incidente de «Los García» ya se ha hecho famoso en toda la ciudad. Por la calle todo el mundo habla de ello, lo televisan en todos los canales y cuando enciendes la radio no escuchabas otra cosa. Yo lo conozco de primera mano porque eran mis vecinos. Una lástima, la verdad, aunque fueran muy ruidosos, maleducados y molestos. Esta tarde han venido a entrevistarme y no he podido mentir. He salido de casa y con gesto serio y afectado he dicho: «Una desgracia… quien lo iba a decir. Eran un encanto. Siempre sonreían y me saludaban».

Casas encantadas

El incidente de «Los García» se había hecho famoso en toda la ciudad en solo un día. Por la calle todo el mundo hablaba de ello, lo televisaban en todos los canales y, cuando encendías la radio, no escuchabas otra cosa. Parece ser que eran cuatro hermanos que vivían solos en una extraña casa. Ellos estaban convencidos de que la casa tenía algo mágico pero nadie les creía. Fíjense la sorpresa cuando a la casa le salieron cuatro patas y echo a andar. Curioso el caso de «Los García», tanto que no se ha sabido más.

Todos los textos podrán leerse en la página web de la asociación vecinal de Manoteras. http://www.avmanoteras.org/

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desenlace de los duelos con el triunfo de Paula Ortega / Foto Miguel Ángel Rodríguez

Tras la clásica foto de familia y entrega de premios, vino la sorpresa final de la noche. Nicolas Rossignol, otro artista de cosecha propia, deleitó al personal con una selección de versiones de Bob Dylan y Neil Young, interpretadas maravillosamente con su guitarra acústica y armónica.

Así se vivió otra noche mágica en el huerto vecinal de Manoteras, que ya empieza a ser conocida como la nueva Florencia. El próximo viernes 3 de junio actuará el arpista Victor Santal en la que promete ser otra gran noche.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Actuación del hortelano Nicolás Rossignol / Foto M. A. Rodríguez

 

(Visited 447 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada