Juan Carlos Aragoneses

Cómo progresa el pueblo de Hortaleza

Cómo progresa el pueblo de Hortaleza

El pasado mes de septiembre, Juan Carlos Aragoneses escribió la que sería la última entrega de ‘Historias de Hortaleza’, donde conmemoraba la inauguración de la primera línea de autobuses entre el antiguo pueblo y Madrid rescatando una crónica de Ladislao Santos, maestro y benefactor de la enseñanza pública en Hortaleza, publicada en 1936

El incendio

Durante la Guerra Civil, el noviciado de la Sagrada Familia había sido cuartel de la CNT-FAI, cuartel del Campesino (famoso jefe militar comunista) y academia de Carabineros. Tras la rebelión del coronel Segismundo Casado, se sucedieron varios días de fuertes combates...

El carlista y los gilís

Tras la ocupación francesa, la quinta fue expropiada por gobierno de José Napoleón I y sufrió los avatares y destrozos de la Guerra de la Independencia, siendo cuartel de tropas francesas e inglesas

La Austriaca

La Austriaca

Mariana von Waldstein, que trabó amistad con Goya y fue retratada por el pintor en un lienzo que hoy cuelga de las paredes del museo del Louvre fue la última gran aristócrata que habitó el palacio de Buenavista de Hortaleza

La respuesta estaba en la piedra

La respuesta estaba en la piedra

Muchos nos hemos preguntado, a lo largo de los años, quién mandó grabar esas letras, sin saber que la respuesta estaba, ante nuestros ojos, grabada en la piedra

El duelo de los diputados

El duelo de los diputados

El escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez, en su etapa de político, se retó a duelo con su rival, el diputado Rodrigo Soriano, en Hortaleza. Tras cuatro disparos que no dieron blanco, cerraron el lance dándose las manos y despidiéndose como amigos

El chico de la señora Generosa

El chico de la señora Generosa

En Hortaleza, a Luis Aragonés, hijo de Hipólito y Generosa, lo llamaban ‘El plomos’, pues era tan larguirucho que sus amigos bromeaban con ponerle plomo en los bolsillos para que no lo tumbase el aire

Rodríguez, Hortaleza y Cía.

Rodríguez, Hortaleza y Cía.

El rey Carlos III apoyó a los rebeldes de las colonias británicas de América a través de una falsa casa comercial con el nombre de Rodríguez, Hortaleza y Cía. creada por el famoso dramaturgo francés Pierre-Augustin de Beaumarchais

Los huesos de Quesada

Los huesos de Quesada

En el ambiente revolucionario del Madrid de 1896, una turba de exaltados llegó a Hortaleza para vengarse del odiado general Quesada, que había huído de la ciudad tras el motín de La Granja y acabó siendo asesinado en el antiguo pueblo

El último agricultor

El último agricultor

Los campos de Hortaleza se fueron abandonando tras la anexión del pueblo a la capital, aunque Nemesio Aguado resistió hasta 1989 cosechando 500 fanegas de trigo en los parajes de Valdecarros, Cerro de Cabeza Gorda y Valdefuentes