Todo empezó con el abuelo de Bautista, ya que él enseñó a su padre y este a él. Han tenido varios establecimientos en el distrito y, tras la jubilación del padre de Bautista, que estaba en la calle Emigrantes, solo queda él.

Bautista comenzó a trabajar en este oficio cuando tenía 14 años, ahora tiene 54, y recuerda esas tardes donde hacía los deberes en el taller y también aprendía a coser, de mano de su madre, y a hacer diversas reparaciones de mano de su padre.

Recordando los antiguos gremios, varios zapateros se encuentran en contacto, de Madrid y de fuera de Madrid, para compartir conocimientos y nuevas técnicas que los ayudan a la realización de algunos trabajos. Esto es muy importante para él, ya que es muy meticuloso en lo que hace. “Reparo el calzado como si fuera para mí”, dice que así se garantiza un cliente, ya que el trabajo bien hecho se reconoce.

La pandemia fue un momento duro, ya que, como la mayoría de la gente teletrabajaba y no salía a la calle, el calzado no se desgastaba. También le afecta la mala calidad de los zapatos que ahora se fabrican, observa que la tendencia es comprar el calzado de usar y tirar, con todo lo que conlleva para la contaminación del planeta. Nos recomienda tener dos pares de zapatos buenos antes que ocho pares malos. Además, un buen calzado se arregla mejor y te cuida más los pies, que es el sustento de nuestro cuerpo.

Los tiempos evolucionan y se ha tenido que reciclar, por ejemplo, en el uso de los pegamentos, ya que no vale un mismo producto para todos los materiales. También puede cambiar la suela entera a botas de montaña o deportivas, cosa que antes no se hacía y donde se nota la calidad del material por reparar.

Bautista os espera de lunes a viernes de 8.15 a 13.45 horas y de 16.45 a 19.45 horas

Para este hombre, todos los clientes son iguales, vengan a por unos cordones o a un arreglo, luego viene lo demás, la fidelización de clientes por el buen trabajo realizado y el boca a boca, ya que el local está un poco escondido, se encuentra detrás de los locales comerciales situados a la salida del metro de San Lorenzo, y no se ve desde la calle principal. No se arrepiente de haber aprendido el oficio porque le encanta su trabajo y agradece a sus padres el legado y las enseñanzas que le dieron.

La relación del comerciante con el cliente es muy importante y es una lástima que se esté perdiendo dicha relación debido a la falta de comercios de cercanía, Bautista no sabe si su hijo seguirá sus pasos y sería una pena que se perdiera este tipo de establecimientos, ya que, en la reparación del calzado, tan importante es el asesoramiento como el resultado del trabajo.

En este taller de reparación, lo van a encontrar todo: buenos productos, buen trato y buenos resultados. Este buen hacer, difundido gracias al boca a boca, ha llegado incluso hasta Sanchinarro y desde allí también vienen clientes. Bautista os espera de lunes a viernes de 8.15 a 13.45 horas y de 16.45 a 19.45 horas.

Taller de Bautista

El taller de Bautista se encuentra detrás de los locales comerciales junto al metro de San Lorenzo. SARA R. SORIANO

(Visited 256 times, 1 visits today)