La Comunidad de Madrid no ha comenzado todavía las obras de construcción del segundo colegio público de la zona y más de 800 alumnos y alumnas tendrán que compartir centro durante el nuevo curso escolar bajo la amenaza del coronavirus