La Comunidad de Madrid anuncia un acuerdo con la constructora que mantenía paralizadas las obras desde hace tres años para que culmine las últimas viviendas de realojo de este barrio construido en 1956