Empresas privadas explotarán los futuros centros deportivos municipales de Sanchinarro y Valdebebas, que la oposición ha bautizado como “parkingyms” por constar de grandes aparcamientos y salas de musculación sin apenas pistas polideportivas