Casi centenaria, Josefina Represa es independiente, da paseos, lee “mucho, mucho” y ve poca televisión. Nos recibe en su casa, un lugar vivido, y nos ofrece mucho más que un café y una torrija cocinada por ella. Es el momento de aprender