El partido derechista de Ortega Lara celebra un mítin en Sanchinarro y logra reunir a 150 personas: consignas antiabortistas, teorías de la conspiración y, para cerrar, el himno de España