Con restricciones de aforo para evitar aglomeraciones y gel hidroalcohólico a la entrada, el cementerio de Hortaleza se ha adaptado con esmero a las normas sanitarias para que las familias pudieran visitar a sus difuntos este 1 de noviembre a pesar de la pandemia