Una nueva sentencia judicial paraliza la construcción de un colegio privado en el nuevo barrio, y compromete el futuro de 65 familias de cooperativistas que iban a levantar sus viviendas este año