Tras años de retrasos, la Agencia de la Vivienda Social de la Comunidad de Madrid afirma que las nuevas viviendas estarán listas este verano, aunque las mudanzas se producirán en el último trimestre de 2018