Debido a la paralización de sus proyectos laborales por el estado de alarma, la asociación El Olivar, que lleva tres décadas favoreciendo la acogida e inserción de jóvenes sin hogar, pide ayuda al vecindario para poder seguir realizando su trabajo