En 1913 se inauguró la fuente de la plaza de Hortaleza con agua traída del río Lozoya, costeada por donativos del vecindario, que representó una revolución en la vida del antiguo pueblo, que se abastecía hasta entonces de manantiales