El Ayuntamiento cede la Casa del Conserje de Manoteras a las asociaciones del barrio, convirtiéndose en el primer local que se pone a disposición de las entidades gracias a la nueva normativa municipal