Actualidad

El CSO La Animosa abre sus puertas

El CSO La Animosa abre sus puertas

Decenas de vecinas y vecinos se dieron cita en el antiguo local de la SAREB situado en la calle Mar del Japón 15 para conocer el proyecto que han emprendido jóvenes del distrito con la liberación de este espacio, el primer centro social okupado de Hortaleza

El centro Beatriz Galindo, nuevo recurso para mujeres sin hogar

El centro Beatriz Galindo, nuevo recurso para mujeres sin hogar

Nace el centro municipal Beatriz Galindo para mujeres sin hogar víctimas de violencia de género, con un proyecto innovador que pretende ofrecer una atención integral digna que ayude a las usuarias a rehacer su vida y en su proceso de inserción social

El teatro de Nacho Cano se marcha de Hortaleza

El teatro de Nacho Cano se marcha de Hortaleza

El antiguo músico de Mecano descarta finalmente ubicar su musical ‘Malinche’ en la parcela pública cedida por el Ayuntamiento en la avenida de Machupichu de Hortaleza, y ahora pretende trasladar el espectáculo a los recintos feriales de Ifema

Testimonios de la comunicación vecinal de Hortaleza

Testimonios de la comunicación vecinal de Hortaleza

La Semana de la Ciencia de la Universidad Complutense aterrizó en Hortaleza con una mesa redonda en el CEPA Dulce Chacón para reflexionar sobre la labor de los medios de comunicación comunitarios del barrio con sus vecinos y vecinas

Nace La Animosa, el primer centro social okupado de Hortaleza

Nace La Animosa, el primer centro social okupado de Hortaleza

Un local comercial propiedad de la SAREB se convierte en el primer centro social okupado de Hortaleza, el CSO La Animosa, que pretende poner el inmueble «al servicio del vecindario y sus necesidades reales: sociales, organizativas y culturales»

Hortaleza defiende el derecho a la vivienda

Hortaleza defiende el derecho a la vivienda

Bajo el lema «El barrio es nuestro» cientos de personas se manifestaron el pasado mes de septiembre para defender el derecho a la vivienda en el distrito, donde vecinas como Raquel y Pili pueden perder sus casas ante la especulación privada o el incumplimiento de la Administración Pública