Después de Historia de la guitarra y los guitarristas españoles y El mejor ventrílocuo del mundo, el periodista Nacho Ramos, residente en Hortaleza, publica con ediciones La Librería su tercer trabajo Frontones madrileños. «La pelota es un deporte que siempre me ha gustado y como siempre estoy excavando en archivos encontré mucha información sobre la historia de la pelota en Madrid», relata el propio autor. Realmente poca gente recuerda la tradición de este deporte en la ciudad, donde «había unos diez o doce frontones a finales del siglo XIX algunos de gran capacidad para cuatro o cinco mil personas» puntualiza.

La afición surgió cuando la realeza iba a San Sebastián de vacaciones. Entonces «se construyeron grandes frontones como el Beti Jai, que es el único que aún se conserva aunque en estado ruinoso y ha sido catalogado como Bien de Interés Cultural teniendo una plataforma para su defensa» comenta Nacho.

Al principio se jugaba a cesta punta

El deporte del frontón tuvo sus altibajos. «Hubo una época de decadencia pero en el siglo XX se recuperó con las modalidades de pala, mano y el frontenis que jugaban las mujeres. Además del mundo de las apuestas alrededor del juego, siendo éste una de sus razones de éxito» afirma el escritor, que añade un dato curioso.

«Tampoco es muy conocido que clubes de fútbol como el Real Madrid y el Atlético de Madrid tuvieran sección de pelota hasta los años cincuenta». El libro ha despertado mucho interés en los medios vascos, donde le han entrevistado en la ETB y en el Diario Vasco, y es que no deja de ser el lugar de origen de este ancestral deporte.

(Visited 340 times, 1 visits today)